Los Paisajes

El término de Aguilar no es especialmente extenso, pero en cuanto a los paisajes, nos da muchas alegrías. Hay varios diferenciados y todos tienen algo que ofrecer. Vamos con el primero, con la sierra, con el que viéndolo, nadie diría que pueda presumirse de él. Claro que sí, por supuesto que se puede. Para hacerlo, lo mejor es conocerlo. La sierra no es verde, es rocosa, olorosa, ocre y parda. Solo crecen aliagas, tomillo, te de roca, jadrea… Por ahí perdidos te puedes encontrar con alguna carrasca, sabina y, de camino a Galve —ya en el término de ese pueblo—, un extenso y magnífico enebral. La sierra es un paisaje lunar, insólito, la “tierra adentro” por excelencia. Es el lugar donde darte el gusto de mirar a tu alrededor y no encontrar ni una señal del ser humano. La sierra tiene un momento espectacular, cuando en primavera las aliagas florecen y las lomas a 1.500 m de altura se vuelven amarillas por completo. También es uno de los sitios para ir de amanecida y disfrutar de las aves. Gran parte de la sierra es zona ZEPA (Zona de Especial Protección Para las Aves) y en primavera puedes encontrar aves cada vez más infrecuentes, como la alondra Dupont, o rocín, como le decimos en Aragón.

Formando parte de la sierra, pero con entidad propia, están los estrechos, cañones (2) (3) y hoces que forma el Alfambra al partirla en dos camino de la val, más allá de Galve. El estrecho de la Hoz (2) (3), a 2 km de Aguilar, es uno de los más espectaculares. Es un cluse (2) impresionante, un tajo vertical en la montaña declarado Enclave de Interés Geológico. Además, presidiendo el paraje, está la ermita de la Virgen de la Peña, construida sobre la muralla del antiguo castillo de Aguilar. Es, desde luego, evocador.

Asociado al río está la vega, con la gran masa de chopos de Aguilar y que se extiende por pueblos vecinos remontando el Alfambra hacia Gúdar. Según el investigador Chabier de Jaime, es una de las más importantes de Europa. Lógicamente los chopos (2) (3) (4) (5) forman uno de nuestros paisajes favoritos y uno de los que más nos gusta pasear. Los aficionados a la ornitología, a la albada, pueden ver y oír a cientos de pájaros que ya de día se vuelven más discretos. Otro de los atractivos de la vega es verla cambiar. Es un atractivo lento, dura todo un año, pero recapitulando los cambios al cabo de los meses, la mudanza es impresionante. Otoño es una de las estaciones más espectaculares cuando durante unos días los chopos se vuelven amarillos y los sabucos plateados. En verano la verdor de los chopos, formando cintas alrededor del río, los barrancos y las acequias, restalla entre el dorado vivo de los trigales.

En la Muela hay una masa muy extendida de pinos (2) (3) de repoblación. Se superpone en un tramo muy amplio a la perspectiva de los chopos. Ese es el horizonte que se ve desde el pueblo, los chopos y los pinos, nuestro paisaje más cotidiano, el que vemos al asomarnos a la ventana o al salir a pasear. Aún podríamos seguir describiendo otros paisajes y lugares del pueblo durante bastante tiempo, algunas de las especies más habituales (águilas, buitres, cabras monteses…), pero pensamos que es mejor que vengas a visitar lo que te hemos explicado y lo que nos dejamos en el tintero: la huerta (2) con el molino (2), el Ruidero, San Antonio con el merendero, la masada cerrado Galindo con la carrasca bicentenaria, las Cuerdas, Villallano, el Remolinar, Caña Seca, Fuenduriente, el Hocino, el Sargal, la Incosa

Campaña de recogida de teléfonos móviles para colaborar en la conservación y recuperación del chopo cabecero

Jiloca en la onda – LAT
I Fiesta del Chopo Cabecero
Aguilar en La Sexta
Presentación sobre Aguilar
Vídeo de Aguilar
Semana Medio Ambiente
Entrevista la Ventana Radio Zaragoza
E. A vivir que son dos días
E. A Vivir Aragón
Entrevista en A Vivir Aragón’‘ en Radio Zaragoza con Miguel Mena. Programa emitido el Sábado 07 de abril de 2012 en Radio Zaragoza. Minutos 15:40-20:45
Pequeños pero no invi…
Aparición en Pequeños pero no invisibles’‘ de Antena Aragón